Cultura política y emociones

La relación, compleja y soterrada, entre las culturas políticas y las emociones puede ser explorada desde perspectivas historiográficas que muestren la historicidad de los sentimientos, constructos culturales que resultan fácilmente naturalizables y que, sin embargo, dependen mucho de las condiciones concretas de cada tiempo histórico. La historia de las emociones, además, hace tiempo viene desvelando cómo los sentimientos dominantes en cada época son expresión de las relaciones de poder que atraviesan el campo social, a la vez que intervienen en la configuración de la vida pública y política de los diversos grupos humanos.

Explorar la vinculación entre cultura política y emociones ha sido el objetivo de la participación en el Curso «Siento, luego existo» de la Institución Fernando el Católico de Zaragoza, que se ha celebrado los días 22 y 23 de Mayo bajo la dirección de María Tausiet.

En este marco, María Sierra presentó la ponencia titulada «Las fuentes del yo íntimo: cultura política y emociones en el romanticismo», dirigida a indagar en los sentimientos como referencias culturales para la acción política en el tiempo del liberalismo histórico. El análisis en esta clave de la generación posrevolucionaria que protagonizó la instauración del Nuevo Régimen en España ha sido la vía de entrada para ofrecer una reflexión sobre el papel que juegan las emociones en la definición de las identidades políticas de un tiempo histórico determinado.

El intercambio con medievalistas y modernistas, además de otros colegas contemporaneístas, enriqueció notablemente el diálogo en torno a este tipo de acercamientos. Como en anteriores ocasiones, la Institución Fernando el Católico, bajo la dirección de Carlos Forcadell, fue un foro privilegiado para el encuentro entre historiadores y el debate historiográfico.

varios de los participantes en el curso

varios de los participantes en el curso a la salida de la IFC


1 comentario en “Cultura política y emociones

  1. Pingback: Apasionados como lobos, sensibles como niños: la construcción emocional del gitano | Paradojas de la ciudadanía

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.