Feminismos plurales

El pasado 17 de mayo Begoña Barrera participó en el Seminario SIRENH (Séminaire Interdisciplinaire Narration et Histoire – Espagne Contemporaine Cône Sud) de la Universidad Bordeaux III – Michel de Montaigne con una intervención dedicada al asociacionismo feminista durante el último franquismo y la transición democrática. El desarrollo del movimiento de mujeres durante estas décadas ha sido objeto de atención por parte de la historiografía reciente, preocupada por descubrir de qué manera este se fue fraguando a partir de círculos aislados que, aprovechando el estrecho margen que les dejaba la dictadura, fueron articulando una acción colectiva más amplia y organizada.

Más que trazar la evolución de este proceso, la exposición y el debate se dirigieron a reflexionar acerca de la pluralidad de este movimiento. Es cierto que el punto de encuentro de todas las luchas feministas ha sido el afán por lograr la emancipación de la mujer, pero ¿qué vemos cuando miramos más allá de ese horizonte común, de este objetivo compartido? Bajo la aparente homogeneidad del feminismo contemporáneo se esconde un panorama reivindicaciones híbrido, cargado de divergencias y de diferencias a la hora de pensarse a sí mismas las feministas. Atender a esta singularidad y tratar de comprender que -por ejemplo- durante el tardofranquismo los objetivos de colectivos como las asociaciones de amas de casa solo pudieron converger en parte con los propósitos de grupos como las organizaciones católicas femeninas nos sumerge de lleno en un mar de problemáticas sociales, de tradiciones intelectuales y hasta de historias personales, que ya no podemos ignorar.

Y comprender toda la diversidad del feminismo en el pasado nos sirve para entender el feminismo de nuestro presente.Las luchas de hoy pueden no tener los mismos fines ni las mismas formas que las de ayer, pero en buena parte están inspiradas por los logros y los fracasos de las pasadas.

Manifestación por la amnistía de las «11 de Bilbao» y la legalización del aborto, 1983.

Manifestación por la amnistía de las «11 de Bilbao» y la legalización del aborto, 1983.

Las activistas de los movimientos contra el racismo argumentaron hace décadas que la raza y el género no pueden ser pensados como factores separados, ya que el racismo afecta a las mujeres y, lo que es más importante, les afecta de forma diferente que a los hombres. Experiencias como esta nos han hecho tomar conciencia de la necesidad de aplicar un enfoque plural e interseccional del feminismo, es decir, una perspectiva que nos ayude a tener en cuenta todos aquellos elementos que, como la raza, la clase o la etnia influyen en los modos de hacerse mujer en diferentes contextos y, por ello mismo, pasan también a formar parte del discurso reivindicativo de los grupos feministas.

Aún después de comprometernos con esta visión compleja nos quedaría reflexionar sobre otra de las constantes de la lucha histórica de las mujeres, la de vivir en, con o fuera de las instituciones. Existe un amplio consenso en torno a la idea de que las propuestas feministas deben estar presentes en los programas de las administraciones públicas, pero no para acomodarse y acoplarse al poder, sino para ser garantía de que las agendas de nuestros representantes incluirán como prioridad, y no solo como complemento ocasional, el logro de la igualdad entre todos los ciudadanxs. Pero el feminismo, además, debe ir más allá de la oficialidad, persistir en la calle -de donde nunca se ha ido del todo-, en las asociaciones que promueven un feminismo interseccional y plural, en los proyectos comunitarios que unen cuestiones tan candentes como el medio ambiente con las políticas de género (como los colectivos de mujeres indígenas), etc.

Begoña Barrera durante el seminario

Begoña Barrera durante el seminario

El trabajo que hoy desarrollan muchos de los colectivos por los derechos de las gitanas es un buen ejemplo de todo ello. Su lucha aporta nuevos ingredientes y energías renovadas a un movimiento feminista global que ya no puede entenderse sin su participación. Asociaciones como Fakali tienen clara la necesidad de organizarse y articular su movilización, y han apuntado (con sabiduría) hacia un ámbito educativo como campo de actuación primordial; están presentes en la calle y se hacen oír en las instituciones; conocen los objetivos que las vinculan a otros movimientos, pero defienden también la especificidad de su reivindicación. En definitiva, han señalado en el mapa feminista nuevos logros por conquistar y con ello nuevas esperanzas a las que aspirar.

Si gracias a una mirada retrospectiva hacia la acción colectiva de la mujeres en el pasado hemos aprendido a poner atención a la tensión entre las expectativas comunes y las luchas particulares, nuestra reflexión sobre el presente debería partir de la necesidad de valorar cada iniciativa en su singularidad, escuchando sus propuestas, respetando sus ambiciones concretas y reconociendo, finalmente, que el feminismo solo se fortalece a sí mismo cuando es capaz de admitir una pluralidad de proyectos dentro de su marco emancipatorio.

 

* Imagen de portada: «Contenedor de Feminismos» de las artistas Anxela Caramés, Carme Nogueira y Uqui Permui. La obra es un proyecto de archivo móvil ideado para el espacio público, con la finalidad de recuperar, documentar y visibilizar las historias de las mujeres, los feminismos y las luchas por la liberación sexual de los últimos treinta años. Fuente: http://www.archivofeminismosleon.org/


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *