Historia y juicio

c617x266_dada1

Lugares de ficción: Cabaret Voltaire

“… la historia se parece a un tribunal de policía”

Esto dice Claire Goll, en un formidable relato autobiográfico que, a pesar de su potencia literaria, apenas ahorma en palabras una vida desbordada (A la caza del viento, Pre-Textos, 2003, regalo que debo a un amigo lector generoso como él solo).

De esta mujer, que lucho contra el belicismo de la Gran Guerra, participó en las más atrevidas vanguardias artísticas, se opuso luego al nazismo, y durante todo su tiempo vivió de forma conflictiva los deprimentes patrones de género heredados, queremos retener la crítica con la que compara la historia como disciplina con la justicia, ocupaciones ambas que muchas veces se contentan con una actividad sentenciadora.

Recordando el nacimiento del dadaísmo en el Zúrich de entreguerras, Claire Goll da una espontánea lección historiográfica al afirmar que nada en realidad fue vivido por sus protagonistas –ella en segunda fila, entre conocidos nombres masculinos- con la “clarividencia” con la que lo relatan los historiadores del arte:

“Nuestros compromisos y nuestras provocaciones eran como el gesto de un muchacho que tira una piedra contra un escaparate que juzga demasiado feo. Su fechoría a menudo no es más que una fanfarronada o una broma de estudiante destinada a hacer reír a los amigos. Pero la historia se parece a un tribunal de policía. Si detienen al muchacho antes de emprender la huida, allí lo llevan arrestado hasta la comisaría. Los gendarmes lo interrogan, registran su habitación, descubren libros peligrosos y poemas libertarios. Entonces se interpreta su acto, se lo diseca: se establece un vínculo indiscutible entre sus lecturas anarquistas y su acto destructor. Fichado, catalogado, se convierte en un peligroso agitador que la emprende con los bienes de la apacible ciudadanía. Toda su vida, después de eso, arrastrará esa imagen”.

Catalogar, fichar, establecer vínculos indiscutibles, asignar imágenes…   ¿nos suena, verdad?

OJO, pues, con la historia-disecación.

 

 


2 pensamientos en “Historia y juicio

  1. Carlos Forcadell Alvarez

    Bueno, enhorabuena por esta convocatoria tan estimulante, que me ha hecho reflexionar, también al hilo del comentario de JP, sobre lo vieja que es la cuestión de la relación entre historia y justicia, y sobre el ejemplo que dio el historiador francés Henri Rousso quien hizo de buen policía y detective, podríamos decir, revelando las dimensiones del colaboracionismo en la Francia de Vichy, pero se negó a testificar en el proceso contra Papon, justificando con claridad su decisión porque “la justicia se plantea la pregunta de saber si un individuo es culpable o inocente (…), la historia es una empresa de conocimiento y de elucidación”. La historia, la memoria también, y la justicia, son registros y operaciones diferentes, que, aunque se puedan entremezclar y solapar, conviene distinguir, sin negar la existencia de esa imbricación. Ahí al historiador cumpliría mejor el papel de buen detective, o de buen policía, al investigar y establecer los hechos, interpretando y comprendiendo las acciones y a sus agentes, dejando para otros la carga de juzgar en el “tribunal”, o la de decidir que hay que recordar y que hay que olvidar. Amen.

    Responder
  2. Juan Pro

    No estoy muy seguro de saber lo que es un tribunal de policía; pero, si entiendo bien el motivo de la cita de Claire Goll, creo que debería matizarse y ser contrapuesta al planteamiento que hizo Carlo Ginzburg en “El juez y el historiador. Consideraciones al margen del proceso Sofri” (Anaya & Mario Muchnik, Madrid, 1993).
    Ginzburg se rebelaba allí contra el hecho de que “la legítima exasperación que ha provocado la historiografía inspirada por un modelo judicial tiende, cada vez más a menudo, a englobar también aquello que justificaba la analogía entre historiador y juez”, analogía que tomaba de Henri Griffet y que él, obviamente, sostenía. Esa analogía se apoyaba en el concepto de “prueba”, salvando todas las distancias entre la prueba judicial y el sentido, meramente indiciario, que los historiadores conceden al valor probatorio de sus fuentes.
    Antes de dejarnos arrastrar del todo por el entusiasmo de la postmodernidad, puede merecer la pena recordar que “el análisis de las representaciones no puede hacer abstracción del principio de realidad”. Tanto el historiador como el juez recogen testimonios, reúnen indicios, formulan preguntas, consultan a expertos, estudian los precedentes y, con arreglo a determinadas reglas consensuales del oficio, se hacen una representación de la realidad. Ahí termina la analogía -entre la verdad judicial y la verdad histórica-, porque el juez emite una sentencia, mientras que el historiador se limita a emitir un juicio. Pero al menos esto: ¿acaso deberíamos renunciar a tener juicio.
    Sigue siendo una interesante comparación la de la actividad del historiador con la de un juez (como otras también: la del médico, forzado a emitir un diagnóstico ante un conjunto de síntomas, indicios y “pruebas” clínicas, necesariamente fragmentarias).. Pero es, sobre todo, para subrayar la modestia en el acercamiento a una realidad que no puede conocerse en sí misma, porque el pasado ha desaparecido (tanto para el historiador como para el juez). Y para contraponer esta búsqueda del conocimiento que se atiene a reglas y que se apoya en pruebas, al arbitrario policía que emplea la fuerza y prejuzga la culpa. Una ciudadanía consciente no puede obviar la distancia entre ambos paradigmas: mejor un tribunal que un policía.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.