Archivo de la etiqueta: Porrajmos

Experiencias de cautiverio: relatos de las grandes guerras del siglo XX

¿Qué tienen en común un soldado inglés de la Gran Guerra, un republicano español en el exilio, un gitano-sinto alemán perseguido por el nazismo, un resistente belga en la Segunda Guerra Mundial…?

Estudiar experiencias de sufrimiento transversales en el marco de los grandes conflictos armados del siglo XX ha sido uno de los objetivos del III Workshop Internacional coorganizado por el Departamento de Historia Contemporánea de la Universidad de Sevilla y el Grupo de Estudios Históricos sobre la Guerra de l Instituto Ravignani-CONICET de Argentina.

Maria Inés Tato y Carolina García Sanz

Durante los días 14 y 15 de septiembre de 2017 se celebraron las jornadas de este taller, coordinado por nuestra compañera Carolina García Sanz  y  la profesora Maria Inés Tato, bajo el título “Diálogos entre experiencias y representaciones de las grandes guerras del siglo XX: Iberoamérica y Europa”.

 

Iniciadas con la conferencia inaugural del profesor Neville Wyle, de la Universidad de Nottingham, “Prisioners of war and the ‘experience’ of captivity”, las sesiones se articularon en seis mesas:

  • Guerra y Memorias Públicas
  • Primera Guerra Mundial: visiones desde la comunidad iberoamericana
  • Movilización social en los años de entreguerras
  • La Guerra Civil española
  • Narrar la Segunda Guerra Mundial: campos de concentración y exterminio
  • Guerra fría y periferia

Las memorias de Auschwitz de Otto Rosenberg

 

En este contexto, tuvimos ocasión de presentar algunos trabajos del proyecto PENDARIPEN. De esta manera, María Sierra participó, junto a Angel del Río, profesor de la Universidad Pablo de Olavide, en el panel dedicado a la experiencia concentracionaria durante el nazismo. Su ponencia, titulada “Narrar el Porrajmos: testimonios del genocidio romaní”, adelantó las líneas básicas de una investigación en curso sobre las memorias escritas por romaníes supervivientes del Holocausto. Hombres y mujeres alemanes y austriacos, que vivieron la experiencia de los campos de concentración de jóvenes o niños, y tuvieron que esperar décadas para poder expresarla a través de la palabra escrita. Sus testimonios nos proporcionan un material privilegiado para intentar acercar la investigación historiográfica al conocimiento público.

El ambiente de debate e intercambio que caracterizaron estas jornadas enriqueció esta presentación de primeros resultados con comentarios y observaciones que agradecemos a los colegas participantes, especialmente Neville Wyle, Javier Rodrigo, Angel del Río y la propia Carolina García Sanz.

El workshop se cerró con la presentación de la red Transnational Cultural Studies Network on Conflicts and Identities, una iniciativa internacional que busca promover el intercambio entre investigadores interesados en el estudio trasnacional y comparado de la historia político-cultural contemporánea.

[Fotografía de cabecera: Jan Yoors con sus amigos romaníes, compañeros en la resistencia antifascista]

The Holocaust and Iconic Images: How Do We Read Photographs of the Unrepresentable?

Taking a critical look at pictures that we assume are self-evident and true is not a challenge that we normally face. Nevertheless, the first step in the process of recognising genuine equality of rights involves finding out how representations of groups of people marked by some form of discrimination were historically produced and then reflecting on how many implicit prejudices are involved in them. Unless an effort is made to eliminate the presuppositions held by the social majority about what these “others” are like, legislation will make no difference. This is of course an uncomfortable task, because it brings us brought face to face with how far we are prepared to go to live in a society that is inclusive and just, and also a complicated one, because the objectives are not always obvious, even in the fight against discrimination. A case in point is the marked hierarchization of victims shown in the history of the way the Allied countries came to terms with the horror of the massive violence perpetrated under Nazism after the Second World War was over. A picture may help us penetrate the cultural underpinnings of our political attitudes. Sigue leyendo