El pueblo gitano vasco

Nuestro compañero David Martín Sánchez acaba de publicar un nuevo libro, El pueblo gitano en Euskal Herría. Se trata de una aportación esencial para adentrarse en un terreno muy desconocido, como pone de manifiesto el mismo autor en la entrevista realizada por Mikel Soto para el blog de la editorial Txalaparta:

MS: Aun a sabiendas de que hay muchos y que todos ellos son perjudiciales, ¿cuáles son los principales mitos que desearías combatir con este libro?

DMS: Principalmente uno: su arraigo. Los gitanos y gitanas vascas no son, ni han sido, nómadas, no son personas extranjeras, son vascos y vascas. El pueblo gitano lleva en Euskal Herria desde el siglo XV, y mucha gente lo desconoce.

Y es que, según se puede leer en este libro, desde su llegada al Pais Vasco en el siglo XV hasta nuestros días, las y los gitanos, ijitoak, buhameak, motzaileak, asiaganbariak, egyptianos… se han movido entre el mestizaje, una eterna estigmatización, la separación forzosa, la persecución y la integración. David Martín repasa más de cinco siglos de historia, analizando la forma en que llegaron, sus oficios, su lengua, sus genealogías, la represión inquisitorial y la legislación antigitana a la que se enfrentaron, su participación en la Guerra Civil, etc. 

Se trata de un trabajo de investigación que le ha ocupado durante años y ha constituido la base de su Tesis Doctoral. Un trabajo riguroso y académico, pero también comprometido y consciente de las implicaciones cívicas del conocimiento aportado. Para muestra, un botón, en palabras de nuevo del entrevistador y el entrevistado:

MS: Dedicas un capítulo entero a los Kaskarotak de Ziburu y Donibane Lohitzune…

DMS: Ineludible. Son el caso paradigmático de personas gitanas participando en la sociedad de su entorno. Pero la memoria colectiva es selectiva. Es la explicación que doy al vacío memorial acerca de los gitanos en lugares como Donibane Lohitzune o Ziburu, donde la alusión a los kaskarots es constante dentro del legado patrimonial y, sin embargo, se obvia siempre su elemento gitano.

 

 

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *